El cuerpo mental

Nuestros pensamientos e ideas, y nuestros conocimientos racionales e intuitivos, son
portados por el cuerpo mental. Su vibración es mayor que la del cuerpo etérico y la del
cuerpo emocional, y su estructura es menos compacta. Es de forma ovalada, y en el
desarrollo superior del hombre su volumen puede extenderse hasta ocupar
aproximadamente el mismo espacio que el cuerpo emocional y el aura emocional juntos. La
irradiación áurica del cuerpo mental tiene un alcance de unos cuantos metros más.
En una persona poco desarrollada mentalmente, el cuerpo mental tiene la apariencia de
una sustancia blanca lechosa. Los pocos colores existentes son apagados y sin brillo, y su
estructura aparece relativamente opaca. Cuanto más vivos son los pensamientos y cuanto
más profundos son los conocimientos intelectuales de una persona, tanto más claros e
intenso son los colores que irradia su vehículo mental.
Al igual que el cuerpo emocional, el cuerpo mental también posee una octava mayor y una
octava menor. Sus frecuencias menores se manifiestan en el pensamiento lineal del
entendimiento racional, a través del cual buscan su acceso a la verdad la mayoría de las
personas. Este tipo de actividad racional se basa en las percepciones del plano físico. Junto
a esto, el cuerpo físico y sus sentidos recogen informaciones que transmiten al cuerpo
emocional a través del cuerpo etérico; el cuerpo emocional transforma las informaciones en
sentimientos y los retransmite después al cuerpo mental, que, a su vez, reacciona ante ellos
con la formación de pensamientos verbales.
Con frecuencia, debido a la influencia del cuerpo emocional y de sus estructuras
emocionales no liberadas, las informaciones se distorsionan y el pensamiento se tiñe. Surgen
esquemas mentales recurrentes a través de los cuales enjuiciamos los acontecimientos de
nuestro mundo. Esto significa que el entendimiento racional no es ni mucho menos imparcial
y objetivo, aun cuando se arrogue esa cualidad.
Los pensamientos que surgen en el cuerpo mental por esta vía generalmente giran en torno
al bienestar personal y a los intereses del devenir terrenal y mundano. En este caso la
solución racional de los problemas se convierte en la función principal del cuerpo mental. Sin
embargo, esto significa una distorsión de su carácter original y una limitación de sus
capacidades.

El aura del hombre desde dentro hacia fuera: 1) El aura etérica. 2) El aura emocional. 3) El
aura mental. 4) El aura espiritual.

La auténtica función del cuerpo mental consiste en recoger las verdades universales que le
llegan del plano del cuerpo espiritual e integrarlas con el entendimiento racional, que las
transfiere a las situaciones concretas y lleva a una solución del problema en consonancia con
las leyes universales.
Los conocimientos que de esta forma nos llegan del plano espiritual de nuestro ser se
manifiestan como intuición en forma de intuiciones repentinas, a menudo en imágenes o
incluso en sonidos que después se transforman en pensamientos verbales. Nos permiten
mirar al interior de la auténtica naturaleza de las cosas y tienen una estructura holográfica, al
contrario que el entendimiento lineal que parte de la concepción racional.
El acceso a la octava superior del cuerpo mental lo encontramos en una unión del chakra
frontal con el chakra coronal. Si el cuerpo mental está plenamente desarrollado, se convierte
en el espejo del cuerpo espiritual, y el hombre realiza en su vida la sabiduría y el
conocimiento integral del yo superior.

fuente ; el gran libro de los chakras.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s