EXTRACTO DE MI LIBRO ” CONEXION EXTRA ANGELICAL”

el

libroangeles (1)

Seamos conscientes de ello o no, todos disponemos de al menos un guía espiritual. Dado que este existe en otra dimensión, sólo podremos reconocerle con gran sutileza y sensibilidad. Alguno registros históricos mencionan que los chamanes alrededor del globo se comunican con sus guías espirituales cuando alcanzan un estado de trance.

Nuestros guías espirituales se comunican con nosotros telepáticamente, por lo tanto, para mejorar esta vía de comunicación es conveniente desarrollar y fortalecer nuestra receptividad espiritual. A veces sus mensajes son apenas perceptibles, se presentan en forma de pensamientos o ideas. Cuando no sabemos cómo resolver un problema y unos segundos más tarde tenemos la solución…

El que desee comunicarse con su guía espiritual, deberá abandonar sus pensamientos habituales. Eso no es fácil para nadie, pero los mensajes telepáticos de nuestros guías espirituales lo hacen necesario. Sus mensajes pueden llegarnos de en distintas formas, pueden ser impulsos visuales, como imágenes o símbolos, o percepciones sensoriales, somo voces o sonidos suaves que oimos mentalmente. Siempre hay que recordar que los guías espirituales se comunican con nosotros a través de la energía mental y cuanto más despierta esté nuestra espiritualidad, mejor seremos capaces de percibir mensajes y comunicarnos con ellos.

LOS GUÍAS ESPIRITUALES NO SON ÁNGELES

Mientras que los ángeles son protectores y guardianes, que nos salvan y nos protegen del mal, los guías espirituales son responsables de nuestro crecimiento y desarrollo espiritual. La mayor diferencia entre ángeles y guías espirituales es su origen, mientras que los ángeles son seres celestes que no han vivido nunca una vida humana, los guías espirituales suelen ser difuntos, que han vivido al menos una vida terrestre y han alcanzado un alto nivel espiritual.

Gracias a sus experiencias terrestres vividas, conocen muy bien todas las debilidades, las tentaciones, las tristezas y los miedos humanos. Saben lo que sucede en la tierra y están siempre dispuestos a ayudarnos cuando estamos afligidos y tenemos problemas. Su responsabilidad es guiarnos en nuestro desarrollo espiritual, impulsar nuestros pensamientos y darnos los conocimientos que necesitamos para evolucionar y progresar en nuestra vida espiritual y mental. En ese sentido actúan como mentores y sabios consejeros, que en sus existencias previas han aprendido todas las lecciones humanas y ahora las ponen a nuestra disposición.

Puede tratarse de jefes de tribus indias, de chinos eruditos, de sabios sacerdotes egipcios, o incluso, de gente corriente, que vivió en otros tiempos. Algunos guías espirituales pueden ser parientes o amigos fallecidos, o incluso personas que no hayamos conocido durante su vida terrestre. También es posible que conocieramos a nuestro guía espiritual en el más allá (entre 2 encarnaciones) y acordamos con él que fuese nuestro mentor espiritual en la próxima vida.

LOS GUÍAS ESPIRITUALES DESEAN LO MEJOR PARA NOSOTROS

En la Fe Cristiana se cree que al nacer nos es asignado un ángel custodio, que nos acompaña durante toda nuestra vida terrenal. Para los guías espirituales no existe ese tipo de exclusividad, por lo tanto, a lo largo de nuestra existencia humana podemos tener varios guías espirituales, a veces, si lo necesitamos a causa de las particulares circunstancias de nuestra vida, podemos disponer incluso de un equipo de guías espirituales. Cada uno de ellos nos acompaña durante un periodo de nuestra vida y nos asesora para que adquiramos los conocimientos que necesitamos para aprender alguna valiosa lección que estimule nuestro desarrollo espiritual.

Los guías espirituales son nuestros mejores amigos. Son cariñosos, atentos, se preocupan por nuestro bienestar espiritual y siempre desean lo mejor para nosotros. No nos juzgan, incluso cuando cometemos graves errores o no obedecemos sus consejos. Ellos saben que a veces es necesario hacer faltas, para poder aprender una lección importante, y estarán dispuestos a ayudarnos la próxima vez que lo necesitemos. Sus consejos sólo los imparten, cuando se los pedimos. Por eso, muchas veces, los seres humanos no son conscientes de que tienen guías espirituales. Pero si en alguna situación desesperada pedimos ayuda, nuestro guía espiritual se da a conocer  inmediatamente y su ayuda suele ser instantánea.

Todos los seres humanos tenemos un grupo de guías espirituales que nos ayudan en nuestra vida. Esos guías que están en el “otro lado” no son inaccesibles para nosotros, sino que podemos contactar con ellos en cualquier momento y pedirles consejo y lo que nos haga falta.

Esta meditación está orientada a descubrir quienes son tus guías y a ponerte en contacto con ellos. Requiere bastante concentración y disciplina así que no te desesperes si no eres capaz de conseguirlo a la primera.

Estos son los pasos que tienes que ir dando después de haber encontrado un buen sitio para meditar y creado un ambiente armonioso:

Luz blanca: Lo primero que tienes que hace es respirar profundamente tres veces. Sintiendo como el aire que penetra en ti está cargado de energía renovada y el aire que expulsas contiene todos tus miedos, confusión y dudas. Cuando lo hayas hecho es el momento de visualizar un luz blanca que va penetrando desde tu coronilla bajando por toda la cabeza y así hasta los pies. Esa luz blanca inunda todas las células de tu cuerpo y te hace sentir más relajado y muy bien. Mantente con esa visualización durante unos instantes.

Luz dorada: A continuación visualiza un punto de luz dorada en el centro de tu corazón. Es una luz cálida y amorosa. Te hace sentir muy bien. Comienza a visualizar que esa luz dorada va invadiendo poco a poco todo tu corazón y finalmente el centro de tu pecho. Después te rodea completamente.

Punto de luz: Es el momento de visualizar un punto de luz fuera de tu cuerpo. Proyéctalo donde tu instinto te lo señale. No debes preocuparte por dónde debe estar. Cuando lo tengas imagina que un rayo de luz dorada sale del centro de tu corazón hacia ese punto formando una especie de puente.

Puente: Ese puente Tiene 13 (trece) escaleras de diferentes colores. Los que más te gusten. Debes imaginar que vas subiendo por ese puente, parándote en cada peldaño para sentirlo. Incluso si quieres puedes mirar hacia atrás de vez en cuando para observar cómo vas subiendo.

Las siete puertas: Una vez que hayas llegado arriba, visualizarás siete puertas que corresponden a tus siete chakras. Cada puerta será del color que le corresponda. Rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta y blanco. Párate un momento a observarlas y concéntrate en aquella que más te llame la atención. Entonces con mucha tranquilidad atraviesa la puerta que intuitivamente estés deseando atravesar. Tómate todo el tiempo del mundo.

La fogata: Al atravesar esa puerta lo primero que debes hacer es posar tu mirada en un fuego que habrá encendido delante de ti. La intensidad de las llamas dependerá de como lo desees. Incluso el color puede ser como más te plazca. Disfruta durante unos instantes de su calor.

Los guías: Tras haber disfrutado de las llamas de la fogata es el momento de levantar lentamente tu mirada hacia el fondo. Allí debe haber al menos un ser. Ese ser es tu guía. También es posible que haya varios. Sea como fuere ante todo no te preocupes por su aspecto, puesto que escogerán aquel que más fácil de aceptar te sea.

Contacto: Durante unos instantes dedícate a visualizarlos lo mejor posible. Quédate con todos los detalles que te sean posibles.

La charla: A continuación, preséntate y da las gracias por estar allí. Es el momento de preguntar aquello que desees. Ahora la meditación es libre. Pregunta quienes son, cómo te pueden ayudar, pide consejo para una situación, etc…

Cuando ya estés satisfecho y desees irte, lo primero será dar de nuevo las gracias y despedirte respetuosamente preguntando si podrás volver en cualquier otro momento. Debes recorrer el mismo camino por el que llegaste hasta allí. Sal por la puerta que entraste, baja las escaleras despacio, y regresa a tu consciencia mediante pequeños movimientos de los pies y brazos. Poco a poco ve desperezándote hasta que te sientas con fuerzas para abrir los ojos despacio.

Se recomienda apuntar en un diario todas las consultas que se vayan haciendo para recordarlo todo y reflexionar después sobre ello.

Los cuatro libros se venden por separado via correo ordinario , se venden a cualquier punto y pais.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s