Magia de los Espejos

el

espejo
Símbolo de conocimiento, de la verdad, de la claridad, así como emblema de la
inteligencia divina, el espejo ha fascinado siempre al Hombre por la belleza
que reproduce a su alrededor: la idea de la creación misma.
El hombre primitivo invistió a las superficies reflectan tes como los lagos o
estanques de aguas cristalinas – los primeros espejos conocidos- con un
simbolismo extremadamente rico que todavía estimula la imaginación. Tal
simbolismo aparece reflejado en numerosos mitos y leyendas que ofrecen
testimonio de la poderosa influencia que sobre el pensamiento humano han
ejercido siempre estos objetos capaces de reproducir imágenes.
Historias espejadas!
Desde antiguo los espejos estuvieron vinculados al mundo femenino -a la
esfera lunar- y al de los templos. Particularmente en Egipto, el espejo portátil y
con mango decorativo el mayor símbolo de la feminidad y en la Biblia se citan
los espejos de las mujeres que velaban a la entrada del tabernáculo, que eran de
bronce pulido.
Aunque los incas fueron probablemente el primer pueblo en utilizar discos
pulidos de obsidiana -mineral laminado de procedencia volcánica- para la
fabricación de espejos, los antiguos romanos creían que los espejos habían
nacido en Persia, donde los magos los utilizaban para la adivinación. En
cualquier caso, tanto romanos como griegos, etruscos, egipcios, chinos e
hindúes, los fabricaban en bronce, plata y otros metales como el hierro.
A pesar de que los fenicios introdujeron el espejo de cristal en el mundo
mediterráneo, el empleo de esta materia no se generalizó hasta el siglo XVIII.
Venecia ostentó el monopolio de su fabricación hasta que en el siglo XVII
empezaron a fabricarse en Francia para la decoración de palacios y mansiones
aristocráticas.
Desde entonces su popularidad ha ido en aumento y en la actualidad no hay
casa donde no se encuentren estos objetos: ningún otro artilugio puede
devolvernos con más exactitud nuestra imagen y “nuestro interior”. En un
espejo chino del museo de Hanoi puede leerse la siguiente inscripción: “Como
el Sol, como la Luna, como el agua, como el oro, soy claro y brillante y reflejo
lo que hay en tu corazón”. Quizá por ello los filósofos de la Antigüedad no
escaparon a la fascinación de los espejos: Sócrates y Séneca preconizaban su
uso como un medio para conocerse, mientras que Platón aconsejaba el uso del
espejo a los jóvenes para que observasen en él los progresos que la virtud
marcaba en su rostro. Los psicoanalistas modernos también se han dejado
hechizar por sus destellos y lo consideran un símbolo de la psique por su poder
para reflejar el lado tenebroso del alma. Símbolo mágico de la memoria inconsciente y de la inteligenci divina, morada de Dios y de la Esencia de
Buda, el espejo reproduce el universo y sus misterios, como si fuera un
prodigio donde la ilusión y la realidad se entremezclan.
Sueños y supersticiones?
En muchas sociedades tribales se creía que el reflejo humano en el agua era el
alma, ya que se pensaba que ésta podía existir separada del cuerpo. Pero
también se creía que en los ríos y en los lagos habitaban los espíritus de las
aguas y que éstos podían atrapar el reflejo humano y capturar su alma. De ahí
surge probablemente la creencia en diferentes latitudes de que la persona que
ve en sueños su reflejo morirá pronto y también la superstición relativa a su
poder para robar el alma. Así se explica la extendida costumbre de quitar los
espejos de los cuartos de los enfermos, por si el espejo se lleva el alma de las
personas debilitadas. Dar la vuelta o quitar un espejo cuando alguien fallece es
otra costumbre derivada de la misma idea: todo aquél que se mire en él tras la
muerte de una persona morirá pronto.
Según una de estas creencias más populares, si un espejo se rompe
sobrevendrán siete años de desgracias. Asimismo, un espejo que se rompe al
caerse sin que nadie lo toque es señal de la muerte inminente en un hogar. Sin
embargo, existen varios antídotos para las desgracias que pueden sobrevenir si
se rompe un espejo. Uno de ellos consiste en enterrar los trozos rotos bajo
tierra y otra en lanzarlo a una corriente que fluya en dirección sur, de esta
forma las aguas lavarán el maleficio.
Los chinos tenían la costumbre de colgar pequeños espejos en las casas para
ahuyentar a los espíritus maléficos -se llevarían un buen susto al verse
reflejados en ellos-, en cambio en otras culturas se cree que los demonios y
vampiros no se reflejan en ellos porque carecen de alma.
Mientras que los antiguos aztecas protegían sus hogares de las brujas por la
noche dejando un cuchillo en un cuenco de agua en el umbral, en la Europa de
principios de siglo XVII se puso de moda llevar pequeños espejos en los
sombreros para evitar los rayos del mal de ojo. En Italia se le ponía veneno al
espejo si una bruja especialmente maléfica se había mirado en él.
Las supersticiones también se extienden al campo de la adivinación. Una
muchacha que mire el reflejo de la Luna en un espejo podrá saber cuándo se
casará; si este rito se realiza en Halloween, la joven tendrá además una visión
de su futuro esposo.
Espejos mágicos
Por su capacidad para duplicar la realidad, los espejos han sido siempre un
medio de acceso para la magia y lo sobrenatural, y ya en la Antigüedad el arte
de la adivinación por medio de espejos, conocido como cristalomancia, era
practicado por magos y arúspices de muchas culturas. Las antiguas brujas de
Tesalia escribían sus oráculos en espejos con sangre humana. Se cuenta que
enseñaron a Pitágoras a adivinar sosteniendo un espejo en dirección hacia la
Luna. Este tipo de adivinación adoptó formas muy sofisticadas a lo largo del tiempo y no sólo se utilizaban recipientes de plata, piedras preciosas y agua en un
cuenco, sino también las uñas de los dedos muy pulidas. Los espejos muy
bruñidos y pintados de negro en el lado convexo se consideraban excelentes
instrumentos para desarrollar la clarividencia, de forma similar al uso de una
bola de cristal. Catalina de Médicis y Enrique IV tenían espejos mágicos a los
que consultaban con frecuencia. Alberto Magno y Cornelio Agrippa hacían
predicciones con un espejo, así como Cagliostro. También John Dee, el mago
real de la reina Isabel I de Inglaterra, utilizaba un huevo de cristal y un espejo
negro de obsidiana.
Un procedimiento habitual entre los adivinos consistía en sumergir un espejo
de metal en el agua y según se viera el reflejo -desfigurado o claramente
definido- se auguraba si la persona iba a vivir mucho o a morir.
En la Edad Media se creía que las imágenes formadas en un bola de cristal o en
un espejo eran causadas por Dios o por los malvados demonios que habían
quedado atrapados por la magia, pero modernamente se ha propuesto
explicaciones naturales para las imágenes que afloran al pensamiento cuando
se escudriña un espejo con fines adivinatorios: son los estímulos ópticos de la
capacidad imaginativa los que provocan las visiones. Con práctica y paciencia
puede aprenderse este arte.
Algunos especialistas dicen que cuando la clarividencia se desarrolla, el espejo
aparece cubierto de una especie de neblina, que luego deja traslucir formas y
colores. A medida que se desarrolla la habilidad perceptiva se agudizan las
formas y colores dejando entrever objetos discernibles, personas y símbolos.
Para las pesonas con habilidades psíquicas naturales, el avance es rápido si
aprenden a relajarse profundamente.
Los estudios del ocultismo utilizan espejos para adentrarse en el mundo de los
espíritus. Mirar fijamente en uno permite supuestamente obtener visiones de
los guías espirituales y ayuda para conseguir una visión aúrica, es decir, la
habilidad para ver el aura de los demás.

f9488b1d3015a0036182447fe8131db6

Los Espejos precursores de la Bola de Cristal
En la antiguedad clásica, se usaban metales pulidos como el bronce a modo de
espejo, y no fué hasta la Edad Media cuando surgieron los primeros espejos
propiamente dichos.
Con el paso del tiempo, los espejos quitaron protagonismo a la utilización del
agua como método adivinatorio, y mágico. Sin embargo, han sido muy pocos
los que han llegado a nuestros días, ya que el trascurso del tiempo se ha
encargado acabar con los vestigios del pasado.
Pero los espejos no sólo sirven para adivinar, sino que son un poderoso instrumento para tener acceso a otros mundos desconocidos y misteriosos, de
ahí la cautela que debemos de tener a la hora de utilizarlos.
Ahora bien, los espejos pueden ser de gran utilidad como precursores de la bola
de cristal, si queremos aprender a visualizar. Para ello realizaremos un sencillo
ejercicio con un espejo de tamaño tal, que nos permita visionar al menos la
mitad del cuerpo y dos velas encendidas a ambos lados. Nos situaremos
sentados frente al espejo y dejaremos la mente en blanco.
Seguidamente comenzaremos a fijar la mirada en cada una de nuestras partes
del cuerpo, hasta llegar a la cabeza y dejar la vista clavada en nuestros ojos.
Una vez allí, veremos algún simbolismo extraño que quizá se escape a nuestra
comprensión, lo cual no debe preocuparnos, ya que estamos en una fase de
aprender a visualizar, no de interpretar lo que vemos.
Deberemos hacer estos ejercicios por un espacio de 30 min diarios durante al
menos una semana antes de empezar a utilizar la bola de cristal.

00fb053zsga

Meditación con Espejos
En apariencia cualquiera de nosotros puede pensar que está bien o que está
perfectamente en su interior. El problema es que nuestro ego tiende a
engañarnos mintiéndonos sobre nuestro verdadero estado interior por miedo a
lo que podamos encontrarnos, sea bueno o malo. Tanto es así, que aunque lo
más normal sea que nos mienta diciendo que estamos bien cuando estamos
mal, otras veces puede hacernos creer que estamos mal cuando realmente
estamos estupendamente.
El objetivo de esta meditación es proveernos de una herramienta muy útil que
nos permita determinar exactamente cual es nuestro verdadero estado interior.
Esto nos permitirá después reflexionar sobre los resultados y actuar en
consecuencia a ellos.
Y la meditación dice así:
1. Preparativos: como siempre este paso es fundamental. Busca un ambiente
agradable y en el que puedas estar muy tranquilo. Tómate todo el tiempo que
necesites para sentirte lo más a gusto posible en tu lugar de meditación.
2. Relajación: ahora intenta relajarte todo lo que puedas. Respira
profundamente tres veces. Escucha durante unos instantes los latidos de tu
corazón y siente que todo tu cuerpo PESA y se RELAJA. Recuerda que si te cuesta relajarte puedes recurrir a la técnica que te recomendamos en este curso
en la lección la relajación.
3. El bosque: cuando te sientas preparado para comenzar, visualiza un
profundo bosque. Imagina unos grandes y mágicos árboles, muchas plantas y
flores de colores. Tómate tu tiempo para visualizar un maravilloso lugar.
Después disfruta durante un ratito de todos sus encantos.
4. La cueva cuando ya te sientas listo para seguir avanzando en la
meditación, debes visualizar un camino de tierra que parte del bosque. Empieza
a caminar por él. Ve mirando el paisaje, tranquilo y confiado. Estate un buen
rato caminando.
Tras haber caminado lo que consideres suficiente visualiza al final del camino
una montaña. Poco a poco te vas acercando a ella y descubres una cueva.
Sitúate delante de la cueva y céntrate en la sensación que te produce saber que
vas a entrar. Cuando entres en la cueva estarás adentrándote en tu interior, así
que observa si te resulta agradable o fácil; o si por el contrario  tienes miedo a
entrar.
Si está demasiado oscuro para ti, coge una antorcha e ilumina el camino.
Empieza a descender lentamente por la cueva. Mantente en descenso durante
un buen rato.
5. El espejo: tras el rato que consideres necesario de descenso a través de la
cueva es el momento de llegar al final. No importa como sea ese final, puedes
visualizarlo como te guste, sin embargo debe haber un gran espejo dorado y
brillante allí.
Cuando entres tiene que estar “desactivado”. Esto quiere decir que puedas
mirarte en él tal y como te verías en cualquier espejo normal. Tómate tu tiempo
para visualizar el espejo y el lugar donde te encuentras.
6. Mirando en tu interior: cuando te sientas preparado dile al espejo que te
muestre tu verdadero YO. Tómalo con calma porque tu mente puede intentar
rechazar la visión.
Fíjate bien en el resultado. Si todo parece estar bien, puedes pedirle al espejo
que te muestre algo en tu interior que no esté bien. Así tendrás algo sobre lo
que reflexionar para mejorar después.
Pídele también que te muestre cómo está tu mente, tus sentimientos, etc…
Para salir de la meditación primero dale las gracias al espejo por mostrarte todo
lo que querías saber. Después vuelve lentamente por donde has venido. Cuando
estés en el bosque disfruta de nuevo de él unos instantes. A continuación ya
puedes abrir los ojos y apuntar en tu diario el resultado de la meditación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s